ÍndiceNavegación

índex català      marzo - abril 2006   n° 52
Habitación en alquiler
Laura M. Tatché

350 € - *1 ROOM FOR RENT*1 HABITACIÓN EN ALQUILER* IN ATTIC WITH TERRACE* EN ÁTICO CON TERRAZA* (EIXAMPLE)
Somos un diseñador gráfico y un arquitecto que buscamos a una chica, limpia y ordenada, para compartir piso. Mucha luz, portero, garaje, aire acondicionado, ADSL, TV cable... completamente equipado y listo para entrar a vivir. Metro Urgell
(a 10 minutos andando de Plaça Catalunya).
Ver fotos.
Contacto: tequiero@gmail.com


Es chula. Tiene buena pinta y no parece cara en comparación con lo chungo que está el mercado inmobiliario en Barcelona… Nos tendríamos que hacer todos okupas. Pero alguna trampa tiene que tener… no menciona los metros cuadrados. ¡Ah!, y tampoco el ascensor… ¡Uff!, un ático sin ascensor, como para olvidarme algo (que siempre me pasa) y tener que volver a subir.

Asunto: cita en el ático
Hola, te quiero.
He visto el anuncio en la web de loquo y me gustaría ver la casa. Tengo 29 años y sí, soy bastante limpia y ordenada, no obsesiva… ¿Cuándo podemos quedar? A mí hoy me va bien, a partir de las 20 h. Estaré pendiente del mail por si me contestas. Teresa.

Asunto: Re: cita en el ático
Hola, Teresa.
Puedes venir hoy, a las ocho ya estaremos en casa, te esperamos.
Calle Comte Borrell 179 (sólo hay un ático). Si te surge algún imprevisto avísanos al 666 987 996. Hasta luego.

Las seis de la tarde. Hace un rato que Teresa se ha despertado de su siesta (echaba a volar sobre la ciudad desde lo alto de un edificio); se ha preparado un té y ha salido al balcón para bebérselo al sol. Le encanta ese balcón, y esa casa. Después se ha estado depilando las ingles, "¡qué coñazo!" Ahora se da un baño de sales. La cabeza le va rápido, cavilando, fantaseando… las rodillas y la cabeza a flote, su cuerpo inmóvil; bueno, casi.

Desodorante, body milk, tónico facial, hidratante, esmalte color cereza en las una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho uñas de los pies (las pequeñas no se ven). Gel moldeador para su pelo, rubio, ondulado, largo (les vuelve locos). Antiojeras, polvos, máscara y sombra de ojos, pintalabios gloss.

Plantada frente al armario compone posibles modelitos. Tras varias combinaciones, el espejo de pared vota por la minifalda tejana (talla 38) con camisa granate algo escotada (talla 38) y sandalias Vialis (número 38) atadas a los tobillos y con un poco de tacón.

Las ocho. Coge una chaqueta y el bolso y sale a la calle. Camina segura, desprendiendo armonía en cada paso: derecha, izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda… hasta el 179 de Comte Borrell, tarda un cuarto de hora en llegar. Lo que imaginaba: no hay ascensor. Cuenta los ciento veintinueve escalones marrones. La puerta del ático está abierta. "¡Hola!", dice entrando acalorada. "Hola Teresa", dice un chico alto y guapo que se le acerca para darle dos besos. "Soy Eric; Bruno, mi compañero de piso, no está, ha tenido que salir a una cena de trabajo". Guauuu —piensa ella—, vaya con el Eric…
— Uf, no puedo hablar— dice Teresa jadeando.
— Sí, estas escaleras matan pero van muy bien para el culo y las piernas…
—…Otro gay del Eixample, piensa.
— ¿Quieres beber algo? ¿Agua, cola, cerveza…?
— Mmm… una cerveza, por favor.
— ¿Te enseño primero el piso?
— ¡Vale!

El piso no es muy grande pero está muy bien, la habitación que alquilan también, la cama es doble y entra el sol. Lástima que sólo haya un cuarto de baño. Después de ver todo (la terraza es lo mejor), siguen hablando en la cocina mientras Eric coge dos cervezas bien frías que sirve con un bol de patatas en una bandeja para llevarla a la mesita del sofá. Tras el primer sorbo busca su paquete de tabaco y ofrece un cigarro a Teresa, ella acepta con una sonrisa.
Bruno no fuma pero es tolerante con el humo, y yo tampoco abuso.

— ¿Y quién es el diseñador y quién el arquitecto?
— Yo soy el diseñador (gráfico).
— Ah… está bien… tengo un par de amigos que también lo son.

Siguen hablando, fumando y bebiendo unas cuantas cervezas más. Bla, bla, bla… Ji, ji, ji… La música acompaña el buen rollo. A él se le van los ojos varias veces hacia el escote de ella, a ella eso le violenta un poco pero al menos la saca de dudas.
Pues qué bien que hayas visto el anuncio. Es que entran nuevos continuamente que dejan el tuyo muy atrás. Ya lo he colgado varias veces para que se vea de los primeros.
Sí, ya, ya sé cómo va eso. Oye, ¿me vuelves a enseñar la habitación?
Sí, claro… vamos.

— Una bonita habitación con vistas… —dice él a los pies de la cama, señalando con el brazo extendido hacia la ventana—. Y el colchón es casi nuevo.

— ¿Ah sí? —pregunta ella, sonriendo—y le da un empujón suave pero con la suficiente fuerza como para hacerlo caer en la cama, boca arriba. Teresa a gatas detrás… y besos, salivas, botones que se abren, movimientos serpentinos… Todo eso y más, pero mejor no seguir para que nadie se ponga cachondo.

Las doce. Teresa se levanta de la cama para ir al cuarto de baño, al volver, se viste y le dice a Eric que se tiene que ir.

— Bueno, Teresa, yo creo que nos llevaríamos bien. ¿Qué me dices?, ¿te quedas con el piso?

— Me gusta mucho, es el mejor de todos los que he visto, y han sido muchos, llevo meses viendo al menos uno por semana. Pero en realidad no busco piso, busco chico. Seguiré buscando (otra sonrisa). Gracias.

__________________

(Basado en hechos reales: una chica que buscaba piso para compartir en Londres, y a raíz de visitar diferentes flats y pasarlo bien tomando el té con sus inquilinos, se aficionó de tal manera que ya una vez encontrado el piso que buscaba, simulaba seguir buscando. Acabó casándose con un chico al que conoció en una de esas casas y ahora van a tener un hijo.)

__________________

© Laura M. Tatché 2006

Este texto no puede reproducirse ni archivarse sin permiso del autor y/o The Barcelona Review. Rogamos lean las condiciones de uso.
Carné: Laura M.Tatché (Barcelona, 1976) Licenciada en periodismo.
(www.basedesign.com/words)

navegación:

índex català      

tbr marzo - abril 2006   n° 52

e d i t o r i a l

Una obra anónima, no dos.

r e l a t o s

Teresa Domingo Català: Versos y renglones
Luis Antonio Sotelo: Algo sobre una nota de papel
Cheryl Y. Brundage: Los sellos
Miguel Esquirol Ríos:
El señor de la guerra
Laura M. Tatché:
Habitación en alquiler
Eduardo Aladro Vico:
Amigo invisible

c r ó n i c a

Roberto Bennett : Buscando las raíces de Kunta Kinte

p o e s í a

Selección de poemas de Javier Lentini

n o t a  d e  a c t u a l i d a d

Premios a la literatura peruana
Homenaje a Javier Lentini

r e s e ñ a s

Alonso Cueto: La hora azul
Ramiro Pinilla: Verdes valles, colinas rojas
Diego Trelles Paz: El círculo de los escritores asesinos
Maria Cinta Motagut: La voluntad de los metales

s e c c i o ne s  f i j a s

-Reseñas
-Breves críticas
(en inglés)
-Ediciones anteriores
-
Página del editor
-Envío de textos
-Audio
-Enlaces

www.barcelonareview.com  índice | inglés | catalán | francés | audio | e-m@il