handcontrol

 

 

 

 

Ésta es muy fácil de interpretar: mi hermano, su mujer, Deb, y yo comiendo comida china en el restaurante más grande del mundo. Había siete salones distintos para cada uno de los continentes y todas las camareras tenían que vestirse según el lugar donde estaban. En África no comía ni Dios. México estaba abarrotado de críos.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx